---> Encuentros en la Blogsfera » 2012 » Diciembre
Subscribe RSS

Archive for » Diciembre, 2012 «

Sinfonía de los Desheredados

Hay mayor número de parados que el año pasado por estas fechas; los pensionistas verán mermado de nuevo su poder adquisitivo por la pérdida de unos 430 euros anuales, correspondientes a la paga extra de enero y la consolidación en las nóminas de toda la desviación del IPC; así que tendrán que estirarse al máximo para seguir sustentando a sus familias, en muchos casos con todos los miembros en paro.

»Todavía no sabemos si estamos más cerca o más lejos del rescate, que naturalmente tendríamos que pagar —vendiendo unas onzas de nuestra piel—, aunque sí sabemos que para la banca nunca faltarán unos miles de millones —que pagará después con nuestros dineros—, pero que sin embargo no repercutirán en las familias y las empresas, porque serán destinados a sanear sus balances; ya hemos constatado que no nos podemos fiar del gobierno, porque un día dice una cosa y al siguiente hace la contraria, así que la gran incógnita es saber a qué rama cogernos para no caer, aunque sospechemos desde el principio que al final terminará por romperse.

»Artur Mas cosechó un gran fracaso en su proyecto de mayoría sobrada para plantear ‘plenamente legitimado’ su órdago independentista, pero las urnas le dijeron que para quedarse con la copia, prefieren escoger al original, así que los escaños que le han quitado a CiU, se los han dado a ERC, que son independentistas hasta el principio de los tiempos, con lo que estamos casi como antes de las elecciones… Bueno, igual no, porque ahora planea en el aire la duda de si no tendremos que desfilar de nuevo por los colegios electorales y qué pasará esta vez.

»Y otra vez es Navidad, aunque tal vez este año sea más deprimente todavía. Y si no que se lo pregunten también a los funcionarios, que se verán privados de la paga extra con la que habrían hecho planes de pagar sus gastos en estas fechas.

»En fin. Nada nuevo bajo el muérdago, como no sea un poquito menos de romanticismo, porque ya se sabe que cuando el dinero escapa por la puerta, el amor salta por la ventana.

—Te veo muy concentrado… ¿Qué escuchas?

Me sobresalta ligeramente tu pregunta, por cuanto no te esperaba hasta dentro de un rato y me has sorprendido totalmente ensimismado viendo un vídeo de YouTube. A tu requerimiento, respondo que escucho a Pipo Prendes, sobre cuya pista me puso hace unos días Jesús Ferreiro, que ahora preside la Fundación Titanic, —“cuyo objetivo principal, es el de gestionar y promover la memoria histórica, marítima y humana del naufragio más mediático y más legendario de los buques de la historia universal: el R.M.S. Titanic”— pero al que unas décadas atrás entrevisté con motivo del programa “Onda Pesquera”, que dirigía y presentaba en la radio todos los días para los hombres y mujeres de la mar. Para la gran familia de la mar, como solemnizaba la sintonía-himno de Pipo, que le ponía verdaderas ganas y lograba emocionarme cada vez que le escuchaba. No supe nada de él hasta ahora y buscando en la Red, he encontrado verdaderas joyas como esta que estaba escuchando, «Sinfonía de los desheredados», que es una pieza verdaderamente hermosa y está cantada con mucho convencimiento. Parece que como el turrón, los buenos recuerdos también vuelven por Navidad.

»Te lo pongo desde el principio, porque sé que te gustará. Tú sabes valorar los buenos trabajos musicales, sean de la índole que sean, y no dejarás de apreciar este que hasta donde yo sé, solo se puede escuchar en la mejor videoteca de Internet… Que además es gratis.

»Es una verdadera pena que Pipo Prendes, un asturiano solemne, viera como el tren de las oportunidades pasaba de largo cuando estaban a punto de darle un empujón para que subiera. Según cuenta, una discográfica importante le tenía echado el ojo, cuando apareció Francisco, que fue quien definitivamente se llevó el contrato artístico con su famosa canción «Latino».
Me alegro por Francisco, pero siento de veras que Pipo Prendes no haya tenido el respaldo que sin duda merece. Aunque por lo que he podido comprobar, amigos tiene unos cuantos.

—¡Oye! Es fantástico. —Me dices con entusiasmo.
—Sí lo es. Cuando de rebote me enteré de que él es quien compuso e interpretó la pieza que llevo años buscando, me puse a investigar en YouTube y encontré una gran cantidad de registros suyos. Solo tuve que escribir Pipo Prendes en el cajetín de la web, y al instante desfilaron por la pantalla auténticas exquisiteces como esta, que es la que más me ha impactado, aunque hay otras que conviene escuchar, como un homenaje que le hizo a Manolo Preciado, el entrenador de fútbol recientemente fallecido.
—¿Pipo Prendes, eh? Cuando llegue a casa me pondré a buscar yo también.
—Ya me contarás. Creo que está todo lo que ha cantado, menos la sintonía que yo estaba buscando cuando topé con él.
—¿No le entrevistarán por aquí en la radio?
—No creo. Es más jugoso invitar a cualquier participante de “la Voz”, que ahora está “en el candelabro” o al político de turno para que cuente sus mentiras con el mayor apoyo mediático posible.


—Pues ahora que los mencionas, a los políticos, ¿qué opinas del asunto del alcalde Sabadell, Manuel Bustos?
—Pues que más de lo mismo. —Te respondo bastante asqueado.— Tendrá que ser la justicia la que diga cómo son las cosas, si es que las cuenta como son, aunque lo que parece bastante cierto es que este señor ha medrado todo lo que ha podido y desde luego, ha practicado bastante descaradamente el nepotismo.
—¿No te parece que nos estamos quedando sin referentes?
—Este señor nunca lo ha sido para mí, aunque me consta que sí lo ha sido para otros. Lo cierto es que los políticos nunca han sido santo de mi devoción; los voto porque no me queda más remedio, y procuro no equivocarme al darle mi confianza al que creo menos malo; eso sí, no suelo votarles más de dos veces, aunque al final, también ”me la pegan”. Pero no dudes de que pronto harán acto de presencia sus defensores, intentando tapar sus vergüenzas aduciendo sus aciertos en política, la envidia de sus contrarios o dando a entender que todo obedece a un complot porque es del todo inocente. Y tendrán razón, porque los culpables siempre somos nosotros, los electores, que les damos la confianza una legislatura tras otra. Al final, con la silla bien calentita, y sabiendo dónde están todos los resortes para obtener pingües beneficios, no tienen más que meter la mano vacía y sacarla llena.
—¿Cómo era aquello que te decía el amigo bohemio de tu adolescencia?
—¡Ah, sí! ”Vivimos en una sociedad de tramposos, donde el que más trampas hace, es el que mejor vive”. A costa de los primos, por supuesto.
—No parece que anduviera muy equivocado.
—Desde luego que no. Te podría decir unos cuantos nombres de auténticos tramposos, que han escapado de rositas después de todas sus fechorías y de haberse llevado los billetes por miles; algunos en la saca de reparto, pero otros en maletines que nadie registró. Estoy esperando, como todos, imagino, ver en qué acaba este asunto y también el affaire de Iñaki Urdangarín, pero como el tiempo es el mejor aliado del olvido y la justicia es tan lenta, al final todo quedará en nada.

Y supongo que te lo he servido en bandeja, porque casi sin darme tiempo a que diga nada más, me preguntas de nuevo.

—¿Le veremos este año en la foto de Navidad de la Familia Real?
—Quizás hasta sea él quien difunda el mensaje de Nochebuena 😉 ¿Lo dices porque el otro día se atrevió a ir al hospital a ver a su suegro?
—Y supongo que a intentar pedir su mediación en el circo en el que ha convertido su vida y la de su familia, sin olvidar la Corona.
—Imagino que una vez has perdido la vergüenza por el camino, ya nada tiene importancia y lo único que te queda es huir hacia adelante. Pero contestando a tu pregunta, diría que no me extrañaría en absoluto, aunque espero que no. La Zarzuela debe ser consciente del gran resquemor de la sociedad, cada vez es más pobre, que no vería con muy buenos ojos que les pasaran por los bigotes a este Carpanta que ‘presuntamente’ se ha llevado todo lo que ha podido.

Aprovechando tu breve ausencia, rememoro otras Navidades pasadas. Todas tuvieron algo que las hicieron especiales. Recuerdo con emoción malamente contenida bastantes de ellas, la mayor parte vividas ante el micrófono, que me daba la oportunidad única de poder acercarme a tanta gente para desearle, al menos desearle, que fuera feliz. Conseguirlo sería otra historia, pero al menos siempre quedaba un vestigio de esperanza a la que podíamos aferrarnos.

»Ahora, ya sin micrófono, tengo al menos este otro medio que me permite llegar a quien me quiera leer, para decirle no que sea feliz, sino que al menos intente evitar que le impidan serlo. Porque muchas veces, lo he podido comprobar, no lo somos porque no queramos, sino porque no nos dejan; es entonces cuando, no anhelamos la felicidad que nunca tuvimos sino que alguien no nos prive de la poca que nos quedaba.

»Es verdad que las cosas están mal, siendo susceptibles de estar todavía peor; pero si pensamos en los ciclos que de manera permanentes se van repitiendo a lo largo de la vida, llegaremos a la conclusión de que también saldremos de este.

»Tal vez piensen, como yo ahora, que nos hemos quedado huérfanos y además sin herencia. Afortunadamente, siempre habrá un hombre como Pipo Prendes, dispuesto a hacerse eco de nuestra situación.

»Y siempre habrá alguien como yo que, desde una radio, una televisión o una web, podrá dedicarles unas palabras de aliento: no se rindan jamás.

¡Feliz Navidad!

Pascua_ __

* * *

Directorio:
http://www.pascua.com
http://www.pascua.org
http://www.blogsfera.net
http://www.blogsfera.eu
http://siemprenosquedaraelamor.pascua.com

@pascuapuntocom